María Abad: “La imagen digital es ya casi una obligación”

aria Abad Marketing España y Portugal de Teamleader

Durante más de diez años, María Abad fue responsable de marketing digital en Ford España. Allí vivió de primera mano los primeros pasos de la transformación digital en la que hoy estamos inmersos. Esa experiencia le convenció de la importancia de llevar el proceso de digitalización a las pymes para que pudieran mejorar sus procesos, su comunicación y su forma de hacer negocios.

 

Casi como un paso natural, hace un año se unió al equipo de Teamleader como directora de marketing. Esta joven empresa belga ofrece a las pymes un software de gestión en la nube que Abad ha logrado posicionar con fuerza en el mercado.

 

Y por si fuera poco, esta profesional también encuentra tiempo para realizar labores de apoyo a mujeres extranjeras para que puedan trabajar y conciliar su vida personal y profesional.

 

Acaba de cumplir un año desde su llegada a Teamleader, ¿cuáles han sido sus principales logros?

Ha sido un año muy intenso y emocionante. Empezar un negocio casi desde cero es todo un reto. Crear equipo, buscar oficina, empezar la rueda del marketing, darte a conocer en el mercado… Y el trabajo ha dado sus frutos. En un año hemos conseguido ya una base instalada de más de 500 clientes y hemos logrado formar un gran equipo que crece cada día y en el que actualmente somos trece personas que están comprometidas con el crecimiento de la empresa. Este año, además de haber asistido en los primeros seis meses a más de 17 eventos, organizamos nuestro primer evento WorkSmarter, al cual asistieron más de 200 personas. Allí contamos con la inestimable participación de María Benjumea, de Spain Startup, y de Enrique Dans, que apoyaron el mensaje y nuestra misión entre las pymes de apoyarlas en una mejor gestión para que puedan dedicarse a lo que de verdad les importa, hacer crecer su negocio.

 

¿Ha encontrado obstáculos como mujer en algún momento de su carrera profesional?

Sí, muchos. Antes de tener a mis hijos, reconozco que ninguno. Pero en el momento en que tienes hijos, al menos a mí la cosa se me complicó. Gracias a Dios, cuando mi primera hija era pequeña, tuve la oportunidad de cambiarme a Ford, a un puesto de menos responsabilidad que me permitía tener horarios más razonables y a la vez seguir aprendiendo en el área de marketing digital en uno de los principales anunciantes de este país. Sin embargo, dar un paso al frente allí ya no fue tan sencillo. El cambio de empresa ha sido una gran oportunidad que me está permitiendo crecer y desarrollarme en un momento en el que ya tengo más tiempo para dedicar a mi trabajo.

 

Y dándole la vuelta a la pregunta, ¿qué aporta como mujer a sus responsabilidades?

Aporto el complemento perfecto. Ambos sexos son necesarios en las empresas, y más en puestos directivos. Las mujeres tenemos una forma de hacer y actuar mucho más profunda. Tras haber sido madre y haber tenido que ponerte en los zapatos de tus hijos en muchos momentos, trabajando la motivación, la frustración, el enfado, cuando ahora tienes que liderar un equipo eres más capaz de entender sus emociones y cómo apoyarles para que se desarrollen y puedan alcanzar su máximo potencial. Ésta es la parte que más me gusta, cómo ahora soy mucho más capaz de entender, apoyar y desarrollar a los equipos.

 

Se define como una convencida de la transformación digital, ¿qué la llevó a pensar así?

Durante más de diez años fui la responsable de marketing digital en Ford, por lo que he vivido todas las etapas de la transformación digital desde el principio. En los últimos años tuve responsabilidad en la transformación digital de los concesionarios y pude comprobar con cifras lo que esto suponía en resultados concretos. Si actualmente en las grandes empresas todavía queda un buen camino por recorrer en cuanto a la transformación digital, en las pymes el camino es mucho mayor. Algunas ya han nacido allí, y de éstas, muchas son ya clientes de Teamleader, donde ven los beneficios que les puede aportar una herramienta all in one de gestión de clientes, proyecto, facturación y control de pagos en la nube. Sin embargo, hay muchas que todavía no han entendido la importancia que esto tiene. La importancia de saber que, si no apareces en buscadores, estás fuera del mercado. Que la imagen digital es ya casi una obligación. Y que la transformación digital es muy rentable para tu negocio.

 

¿Es muy diferente su trabajo del que desarrollaba en Ford? ¿A qué retos se enfrenta ahora?

Absolutamente distinto. Ha significado pasar de la seguridad a la emoción. El reto actual es muy gratificante. En una gran empresa los proyectos se dilatan en el tiempo y muchas veces cuesta ver los resultados concretos. Aquí se ven en seguida los frutos de cada acción que pones en marcha. En una pequeña empresa, tú eres la responsable de muchas cosas y no puedes mirar a otro lado. En mi caso y en esta fase en la que nos encontramos, son tantas las iniciativas que estamos poniendo en marcha que, para una persona como yo, con iniciativa y ganas, es una maravilla tener esta oportunidad. Es como si en este tipo de acción y gestión hubiera encontrado mi pasión. Además, esta empresa es como una familia. El empleado es lo más importante y su motivación, más todavía. La energía y el talento del equipo es impresionante. En el proceso de selección se valora muchísimo que hayan hecho Erasmus, que tengan iniciativa. Se escucha a los empleados y sus opiniones se tienen en cuenta. Si hablamos de retos, hay muchos. Cuando una empresa todavía está en periodo de crecimiento, los retos son constantes. Retos de organización, retos de sistemas, retos de seguir desarrollando el producto, de seguir entendiendo y conectando con el cliente. Además, está el reto diario de conseguir un reconocimiento de nuestra marca en el mercado con presupuestos limitados.

 

¿Cuáles son sus objetivos profesionales? ¿Ha puesto un límite a sus aspiraciones?

Mis objetivos profesionales actualmente están unidos a la consolidación y crecimiento de Teamleader en España. Al ser una empresa que casi acaba de convertirse en multinacional, son muchas las oportunidades que están surgiendo. Dada mi experiencia en los últimos 25 años en consultoría, dirección comercial y marketing, tengo mucho que aportar a una empresa tan nueva y con perfiles tan jóvenes. Podría decir que pongo mi experiencia a disposición de esta empresa para poder desarrollarla al máximo.

 

Ayuda a otras mujeres a conciliar, ¿qué les aporta de su propia experiencia? ¿Qué tipo de apoyo les presta?

La mejor manera de apoyar a otras mujeres y hombres es predicando con el ejemplo. Todos tenemos claro que el trabajo tiene que salir, pero se acabó calentar la silla, hacer reuniones interminables y no trabajar en los objetivos más importantes. Yo trabajo normalmente en la oficina, pero al menos un día a la semana trato de trabajar desde casa. Allí me concentro mucho más y además tengo la posibilidad de llevar y recoger ese día a mis hijos. Conciliar es posible si desde arriba se apoya. Y en mi empresa es muy fácil. Sin embargo, es importante puntualizar que la conciliación no tiene sexo. Mientras sigamos pensando que es la mujer la que tiene que conciliar, no lo vamos a conseguir. ¿Por qué yo y no mi marido, que adora a los niños? Para mí, la raíz del problema radica precisamente ahí. Las responsabilidades en casa y de los niños deben ser compartidas. Y ése es el punto en el que nos tenemos que enfocar.

FacebookTwitterGoogle+LinkedInWhatsAppFlipboardBufferShare