María José Miranda: «No hay suficiente base de mujeres tecnólogas para el futuro»

María José Miranda dirige NetApp Iberia

María José Miranda se licenció en Informática y confiesa que le da pena que no haya más mujeres en esta carrera de Informática porque las chicas piensen que  sólo sirve para programar, y que eso es “cosa de chicos”. Es consciente de que existe un número relevante de mujeres dirigiendo empresas tecnológicas en España, pero también de que no hay cantera de mujeres tecnólogas para tomarles el relevo.

 

Actualmente, María José dirige NetApp Iberia, empresa que ofrece soluciones de gestión de datos a través de un cloud híbrido, que ayuda así a las empresas a aprovechar todo el potencial de sus datos. Suena interesante, ¿verdad? En esta entrevista, nos cuenta cómo se ha desarrollado su carrera profesional hasta llegar a este cargo.

 

Cuando estudió Informática, ¿había más chicas en su clase?
Sí, había más chicas, aproximadamente un 25% del total, que para mi época era muchísimo. La carrera de Informática era muy desconocida y creo que los que la empezamos íbamos un poco a la aventura, tanto chicas como chicos.

 

¿Ha cambiado mucho la presencia femenina en su carrera y en las profesiones a las que conduce?
Ha cambiado, pero creo que para peor. En este momento hay menos mujeres. Éste es un problema conocido por las universidades y por el sector tecnológico en general. Una carrera de Ingeniería Informática no es atractiva para las chicas, porque lo que visualizan de esta profesión es sólo la programación y esto siempre ha sido más de chicos. Y es una pena, porque no sólo te permite hacer programas, que es lo que se piensa en general, sino llegar a un puesto como el mío en el que, además de dirigir la subsidiaria de una empresa tecnológica puntera, tengo la posibilidad de ver lo que está ocurriendo en el mundo a través de las experiencias de nuestros clientes.

 

¿Cuál fue su trayectoria profesional antes de ser nombrada directora general de NetApp España y Portugal?
He trabajado siempre en empresas tecnológicas de servicios y fabricantes. Comencé en el área técnica y después me pasé al área comercial, donde fui escalando puestos hasta llegar a la dirección general. Las compañías más relevantes donde he trabajado son: Oracle, donde estuve 17 años, y NetApp, donde ya llevo casi nueve.

 

¿Es difícil alcanzar esa posición como mujer?
Quizá algo más difícil que para un hombre. Primero tienes que querer llegar aquí y después ir eligiendo y aprovechando las oportunidades que se presentan a lo largo de tu carrera para poder prepararte. Hay muchos buenos profesionales, mucha competencia y, como siempre, la mujer tiene que demostrar su valía antes de que le den la oportunidad. Al hombre se le supone (no a todos, claro).

 

¿Qué aporta como mujer a diferencia de lo que haría un hombre?
Mujeres y hombres somos diferentes y enfocamos las decisiones de forma diferente, ni mejor ni peor. Por eso es bueno que en las empresas haya diversidad, para que el conjunto sea más exitoso.

 

No es la única mujer en lo más alto de una empresa tecnológica, ¿hay cantera de mujeres para mantener esa cifra, o estamos viendo un espejismo?
Afortunadamente en nuestro país estamos bastantes en primera línea y es un orgullo formar parte de ese grupo. Es muy diferente en otros países. Pero yo creo que no hay suficiente base de mujeres tecnólogas para el futuro por lo que comentaba antes de falta de mujeres estudiando carreras STEM.

FacebookTwitterGoogle+LinkedInWhatsAppFlipboardBufferShare