María Luisa de Contes: “Las mujeres siempre tenemos que demostrar que somos competentes”

Maria Luisa de Contes, directora jurídica de Renault

María Luisa De Contes es licienciada en derecho por la Universidad de la Sorbonne y Abogada del Barreau de París. Condecorada por el Gobierno francés con la “L’Ordre National du Mérite” y con el Premio Femmes 3000 por el Senado francés , en el año 2002 se trasladó a Madrid cuando fue nombrada Secretaria General del Grupo Renault España. Actualmente es Directora Jurídica de Renault España, y fue la Responsable de Diversidad y Women@Renault en la compañía, además de presidenta del Foro Mujeres Diálogo y vicepresidenta de la Asociación de Amistad Hispano-Francesa Diálogo.

 

Al desarrollar su carrera profesional en un sector mayormente masculino como la automoción, María Luisa sin duda se ha enfrentado a todo tipo de retos, y tiene claro que “ellas, cada vez más, conducen el cambio”.

 

¿Se ha encontrado obstáculos por ser mujer a lo largo de su vida profesional?

 

La verdad es que, al haber desarrollado mi carrera en un sector muy masculino, tengo muchas anécdotas. Por ejemplo, cuando me ocupaba de la Red Europea de concesionarios, tuve que hacer un giro de Francia y recuerdo una cita con un Director de ventas, que me dio la bienvenida diciéndome: “Disculpe, no puedo atenderla, sólo trabajo con hombres”. Así que le contesté: “Pues estupendo, ¡yo también trabajo solo con hombres!”. Pero al final siempre me han respetado porque era competente.

 

Es verdad que, en mi opinión, las mujeres siempre tenemos que demostrar que somos competentes. Y sí he tenido la sensación en varias ocasiones que me exigían más porque era mujer. Lo bueno es que a mí, personalmente, los desafíos me estimulan.

 

Luego está el tema de conciliar la vida personal y la profesional, que es todavía más complicado para una mujer que para un hombre. De hecho, desgraciadamente he tenido que llegar a mi posición actual comportándome como “un hombre”. Es decir, renunciando a una vida de madre completamente realizada: aceptando movilidades continuas o puestos que necesitaban mucha flexibilidad. Así que me fue imposible conciliar mi vida profesional con la personal y renuncié a tener más de un hijo, porque mi ambición y proyecto profesional eran mis prioridades.

 

Y precisamente por eso, creo que la mujer actual no tiene que seguir este camino, ni aceptar que se le plantee como una elección, sino que se puedan alcanzar los dos objetivos perfectamente. De hecho, observo que la nueva generación con la que trabajo ha cambiado de filosofía. Son muy profesionales y trabajan mucho, pero también tienen una filosofía más compatible con la vida familiar, mientras que en mi época sólo pensábamos en la vida profesional.

 

¿Qué piensa de estas nuevas generaciones?

 

Están siendo estudiadas por numerosas empresas, consultoras y multinacionales, con el objetivo de comprender y atraer a una generación que plantea un nuevo paradigma profesional.

 

La población activa europea es multigeneracional, convive en un mismo departamento hasta tres generaciones con una diferencia de edad superior en muchos casos a los 45 años. Es en estos nuevos entornos laborales en los que las mujeres jóvenes, conocidas como la Generación Y, se encuentran mejor situadas para ser las líderes del futuro al compararlas con profesionales varones. Es una generación que lleva en su ADN claros valores como seguridad, orientación al servicio, capacidad de trabajo y toma de decisiones significativas, y que además son organizadas y meticulosas, y en su formación han dejado de lado habilidades de liderazgo ya en desuso como la capacidad de persuasión.

 

¿Existe un tipo de liderazgo femenino?

 

Creo que el comentario que hizo Michelle Bachelet, “cuando una mujer entra en una empresa, la mujer cambia; cuando muchas mujeres entran en una empresa, es la empresa que cambia”, es cierto.

 

La mujer aporta frescura organizativa, porque es diferente al hombre en su estilo de liderazgo. Por mi experiencia, puedo decir que las mujeres hacen un mayor uso de medidas de desempeño empresarial de tipo no financiero, usando indicadores de innovación o responsabilidad social. Es un liderazgo más participativo en los Consejos de Administración, lo que reduce la preponderancia del Presidente; es decir, las mujeres suelen plantear alternativas a las opiniones de sus Presidentes; los hombres, sin embargo, suelen ser más seguidores y reacios a expresar una argumentación contraria a lo que haya expuesto su Presidente, y hacerlo sin conflictividad.

 

Por eso, la igualdad y la diversidad son fundamentales, porque finalmente aportan y generan riqueza. Es un valor para la empresa: muchos estudios demuestran la relación existente entre la presencia de la mujer entre los altos cargos, incluyendo los Consejos de Administración, y la rentabilidad empresarial.

 

¿Cuáles son las tres características que debe tener una líder?

 

Una directiva tiene que saber delegar y depositar confianza en su equipo para que pueda actuar con autonomía. Tiene que dar el gusto por las responsabilidades y el trabajo bien hecho, siempre teniendo en cuenta la dimensión humana de cada uno.

 

¿Y tres consejos para mujeres que quieren ser directivas?

 

Posiblemente lo principal es que tiene que estar muy bien preparada, es decir, ser competentes y trabajar mucho demostrando interés en todos los proyectos. Ser competente es el requisito mínimo para tener un puesto de responsabilidad; pero tal y como las cifras nos lo demuestran, no es suficiente. Yo siempre aconsejo a las mujeres que empiezan su camino que no paren de formarse. También tenemos que tener audacia en los momentos claves de nuestra carrera y confianza en nosotras mismas, para que los prejuicios o estereotipos no nos impidan llegar a puestos de responsabilidad en la empresa. Y por supuesto, deshacernos de cualquier sentimiento de culpa y frustración.

FacebookTwitterGoogle+LinkedInWhatsAppFlipboardBufferShare