Mariana García Mañas: «No creo que haya carreras de hombres o de mujeres»

Mariana Garcia Mañas, ingeniera química

La ingeniera química Mariana Garcia Mañas, original de Almería, estudió en la Universidad de Granada entre 1994 y 2002. Participó en un programa Erasmus entre 2001 y 2002 (Vitus Bering University, Horsens, Denmark) para desarrollo de un proyecto sobre depuración de aguas residuales y realización de unas prácticas de empresa entre enero y junio de 2002 en Print Productions A/S. Actualmente, y desde el 2004, es jefe de departamento en la unidad organizativa de Inspecciones Reglamentarias en Gas Natural Fenosa.

 

Dentro de las carreras STEM, la química parece ser una de las más femeninas, ¿cuál era el porcentaje de chicas en su escuela?

El porcentaje de chicos no era sustancialmente superior. En cualquier caso, no creo que haya carreras de hombres o de mujeres. Depende más de la vocación de cada persona y su dedicación. Ya no hay barreras ni estereotipos a la hora de seleccionar unos estudios o una profesión.

 

También es una de las ramas del STEM que más nombres destacados de mujeres ha dado en España, con referentes en la investigación como Margarita Salas, ¿qué le han inspirado a usted esos referentes?

Personas como Margarita Salas merecen todo el reconocimiento y admiración y son un referente para cualquiera.
Aun así, creo que los verdaderos referentes los tenemos en personas mucho más cercanas a nuestra realidad, con las que compartimos la vida diaria, la escuela, el trabajo. Ellas te van contagiando ambiciones, sueños, o la capacidad de soñar y que te ayudan a forjar tus valores. Al final vamos recopilando nuestros héroes en aquellos que nos acompañan y nos ayudan a asumir nuestros retos.

 

Ha ido creciendo en los 13 años que lleva en Gas Natural Fenosa, no ha pasado más de dos en el mismo puesto. ¿Ha sido difícil llegar a un puesto de responsabilidad? ¿Le ha ayudado la política de cuotas? ¿Es favorable a las cuotas para lograr la igualdad?

No tengo la percepción de que haya sido difícil. He desarrollado el trabajo que se me confió en cada momento y fueron apareciendo nuevas oportunidades para desarrollar otras actividades con otras responsabilidades. Tampoco percibo que las responsabilidades hayan llegado por una política de cuotas.

De hecho, pienso que cada organización debe conocer a las personas y entender cuál es el rol más adecuado de cada una de ellas. Las necesidades de las organizaciones son diversas y la política de cuotas parece una herramienta para ir dando respuesta a esta diversidad.

 

¿Cuáles son sus objetivos profesionales? 

El puesto que ahora ocupo es nuevo para mí y también es nuevo en la organización. ¡Tengo mucho por hacer! Mucho que desarrollar y mucho que aprender. Mi reto profesional ahora es hacerlo bien.

 

¿Qué aporta una mujer en un puesto directivo que no aporte un hombre?

Nada, no creo que haya nada que aporte una mujer que no pueda aportar un hombre, o viceversa. Para encontrar diferencias deberíamos mirar personas, no géneros.

 

¿Ha renunciado a algo en su vida personal para poder crecer en la profesional? 

No, no he renunciado a nada. He elegido hacer ciertas cosas y como el tiempo es limitado, ha sido en detrimento de hacer otras en este mismo espacio de tiempo. Se trata de escoger, y es lo que he hecho.

 

FacebookTwitterGoogle+LinkedInWhatsAppFlipboardBufferShare