Rosa García, Siemens España: “Debemos tender a un sistema en el que haya igualdad de oportunidades”

Rosa García, presidenta de Siemens en España

Rosa García es presidenta de Siemens en España desde el 2011. Sus primeros años como profesional los desarrolló en multinacionales como NEC en Alemania y WordPerfect en España. Entre 1991 y 2010 trabajó en Microsoft donde ocupó diversos cargos a nivel nacional e internacional. En Estados Unidos, fue nombrada Directora General Corporativa de Ventas y Marketing de Partners de Microsoft.

 

En España, en 2002 asumió la presidencia de Microsoft Ibérica hasta que en julio de 2008 fue nombrada Vicepresidenta de Microsoft Western Europe para la nueva división de Consumo & Online. Rosa García es miembro del Fórum de Alta Dirección y cuenta con numerosos reconocimientos como el Premio Áster a la Trayectoria Profesional (ESIC), Premio a la Mujer Directiva (FEDEPE); Directivo del Año (AED)o Mujer Directiva (ASEME).

 

Por otro lado, Rosa participó como ponente en la tercera edición de Womenalia Inspiration Day en la mesa redonda “Alta Dirección” en la que nos ofreció su particular visión de los retos a los que se enfrentan las mujeres cuya meta es alcanzar la cumbre y ocupar puestos administrativos.

 

WOMENALIA.- ¿Qué te ayuda a alcanzar tus metas personales y profesionales?

 

Rosa García.- Es difícil señalar un único factor como herramienta clave para superar los retos del día a día, tanto en lo personal como en lo profesional, pero en este último ámbito, estoy segura de que el esfuerzo, el trabajo diario y sobre todo, la pasión, son la esencia del éxito.

 

Rodearte de los mejores, saber motivarles, crear una atmósfera en la que se permita el error y se fomenten las ideas brillantes y ejercitar un feedback honesto y constante con tus colaboradores tiene mucho que ver en la consecución de esas metas. Y sin un alto grado de compromiso y dedicación tampoco sería posible alcanzarlas.

 

W.- ¿Cómo pueden las mujeres contribuir a transformar el mundo?

 

R.G.- Aportar una idea innovadora y empezar a pensar en hacer las cosas de forma diferente no es una cuestión de género, sino de aptitudes y talento. Debemos tender a un sistema en el que haya igualdad de oportunidades y que atraiga a los mejores, aquellos con capacidad para enriquecer el proyecto del que forman parte.

 

Es cierto que durante años las mujeres no hemos tenido las mismas posibilidades que los hombres para evolucionar dentro de las empresas, pero esta situación está cambiando. Aún así y para que este desarrollo vaya aún más lejos, debemos empezar a ser autocríticas con nuestros procesos de desarrollo y a romper con la tendencia a relacionarnos con grupos solo para nosotras. Es la única forma que tenemos de abrir las puertas y ventanas de los salones en los que, en ocasiones, se nos ha negado la entrada.

 

W.- ¿Quién te inspira?

 

R.G.- A lo largo de la vida encuentras a muchas personas que te inspiran. Mi padre y mi madre fueron mis primeros referentes porque me enseñaron el valor del esfuerzo y la ética personal y profesional. Pero también me han inspirado mis anteriores responsables, tanto los buenos como los malos, de los que por supuesto, hay mucho que aprender. Y cómo no, mi equipo, muy especialmente la gente con valentía para reinventarse, innovar y sentar precedente.

 

W.- ¿Qué opinas acerca de la escasa representación femenina en puestos de dirección? ¿Crees que la cifra está incrementándose gradualmente?

 

R.G.- La incorporación de la mujer al mercado laboral se produjo de forma más tardía a la del hombre y es lógico que este cambio se aprecie en los puestos directivos. Aún así, durante estos años hemos reforzado nuestra presencia en todo tipo de organismos y cada vez somos más las que ocupamos una posición relevante en las empresas. Es cierto que solo el 25,9% de las compañías españolas tiene un 40% de mujeres en su Consejo de Administración, pero también es una realidad que en el Ibex 35 hemos pasado de una representación de apenas el 3,3% en 2005 al 15,9% actual.

 

Es evidente que aún queda mucho por hacer y el mejor ejemplo es que se siguen tomando medidas al respecto. Sin ir más lejos, la Eurocámara acaba de impulsar una norma en función de la cual en 2020 las mujeres deberán representar al menos el 40% de los puestos directivos en las empresas que cotizan en las bolsas europeas y en las administraciones públicas.

 

Quizá el mayor obstáculo sea el de superar viejas creencias y lo haremos cuando empecemos a salir de nuestra zona de confort y a no realizar distinciones entre hombres y mujeres a la hora de conciliar la vida laboral y familiar.

 

No te pierdas la vídeo entrevista con Rosa García sobre conciliación laboral y personal, consejos y recomendaciones para cumplir nuestros sueños y cómo hacer un buen networking productivo.

FacebookTwitterGoogle+LinkedInWhatsAppFlipboardBufferShare
Compártelo en Womenalia